6 sept. 2007

¿Guajolote?



así siempre me preguntan... A-jo-lo-te, casi les deletreo. ¿Entonces haces ajolotes o qué? o ¿Por qué se llama así?... las respuestas varian dependiendo de quién vengan. Si voy a perder el tiempo les cuento cualquier cosa, como que los dominios en internet de "design" o cualquiera que termine en "arte" ya no estaban disponibles.
En realidad nunca supe como sucedió el encuentro con los ajolotes, solo lo adopté como si el me adoptara a mi; sus características me encantaron, el asociar sus cualidades con un estilo de vida o una empresa me parecían las mas convenientes.

El ajolote es el único anfibio que tiene la capacidad de reproducirse en estado metamórfico. Para algunos es una etapa, para él puede ser toda la vida.
Si sus patas y cola incluso sus bránqueas las perdiera, tiene la capacidad de regenerarlas.
Su nombre significa en náhuatl "monstruo del agua".
Xólotl (hermano gemelo de Quetzalcóatl) es el patrono de todo lo monstruoso o mal formado. ver: xoloitzcuintl.
Es como un adulto en cuerpo de niño.
Es hermosamente feo.
Es endémico de México.
Puede respirar por medio de la piel, de las bránqueas y si se seca el charquito donde vive, puede desarrollar su sistema pulmonar y seguir respirando.
Todo esto aunado a la mitología náhuatl y la magia popular de curanderos, es encantador e interesantísimo. Por eso y muchas cosas más me gusta, lo siento parte de mi, de lo que soy e intento ser.

Para entenderlo con palabras más bonitas les recomiendo leer a Julio Cortázar uno de sus cuentos cortos que se titula precisamente así: Axolotl.

No hay comentarios: